Creemos en nosotros,
aquí nadie reza.

lunes, 30 de agosto de 2010

Más chorradas.


Bueno, pues he vuelto tras bastante tiempo.
Tengo tantas cosas que contar y no me apetece contar ninguna.
Tenía mono de escribir mientras estaba por Gerona, pero me compré un cuaderno y un boli y se me han ido todas las ganas de escribir (por lo menos a mano).
Supongo que debería contar varias cosas, aunque simplemente escribo, hoy por lo menos, para una sola persona.
Me comentaron que estaba rayado por qué me pasaba el sábado creo que era (el día de la fiesta en casa de I.).
Me sorprendió, la verdad. Ese día no me saludaste, no me hablaste en toda la noche… Claro está que había cosas más interesantes de las que preocuparse, y no estoy en la lista de ellas, supongo. Y en cierto modo, me da exactamente igual.
Esa noche fue bastante buena. Fiesta con gente que me cae bien, sin padres.
La verdad es que no sé qué esperas de mí. Realmente, no lo entiendo o no me cabe en la cabeza que quieras algo. ¿Qué coño seré para ti? Una de tus muchos amigos con los que quedas de vez en cuando porque tienes tantos con los que quedar que no te da tiempo para estar con todos. Otra más que te hace la vida imposible y que seguramente aburra con sus chorradas (ésta es un claro ejemplo).
No espero que comentes nada, la verdad. Me gustaría, pero ya perdí la esperanza de que la gente que lee mi blog comente. La gente me va diciendo que le gusta mi blog, y que lo sigue y tal, pero no tengo manera de saberlo si no comentan nada, ni en el blog ni en persona, ni por el msn, ni en ningún sitio.
En fin. Esa noche me gustó mucho, gracias a todos los que estuvieron allí por hacerlo posible. Hacía tiempo que no estaba tan bien rodeada de tanta gente.
El viaje a Gerona, largo, muy largo y cansado. Pero los días allí estuvieron muy bien, sobretodo esa noche con F. y G., además de I., claro está, jugando a las cartas hasta las 5 de la mañana. Fue la noche más entretenida, aunque no pudiésemos ver Cuéntame (una costumbre que adquirimos allí) mientras comíamos algo. Pero por suerte siempre queda alguna serie tonta que ver que no sea porno.
Me entristece que el verano se esté acabando, pero por otra parte, quiero empezar ya el colegio, más que nada para terminarlo. Sé que tengo que empezar a estudiar y sacar buenas notas para subir la media de primero, pero aún me quedan unos días de (semi-)libertad.
Empieza a molestarme mucho la gente con su teomanía. No es lo mismo tener las ideas claras que no aceptar los razonamientos de los demás y sin razonamientos esperar que la otra persona te diga que tienes razón, porque claro, eres Dios y la tienes que tener.
Ojalá la gente tuviese la mente un poquitín más abierta y se dejase de chorradas.
También que sea menos irascible, susceptible, sensible, etc. Que un poco está bien, pero los extremos a los que se llegan empiezan a dar mucho por culo.
Dos ejemplos medio recientes son el del comunista, que estaba a favor del Castrismo sin ver lo que realmente es y creyéndose a pies juntillas lo que dicen los medios de comunicación intervenidos por el Gobierno Cubano, cierto es que no pueden hacer demasiado con el bloqueo al que están sometidos, pero es por el mero hecho de ser comunista y habérsela jugado a EEUU.
El comunismo teórico no tiene nada de malo, lo malo empieza cuando se pone en práctica, que acaba llegando a una dictadura, como la de Fidel Castro, en la que es más importante la seguridad de Fidel que de dar de comer a los ciudadanos. Eso de que el sistema de racionamiento con papelitos plastificados es una mierda, la gente, por mucho que algunos quieran engañarse, pasa hambre, mucha hambre, hasta el punto de morirse. Pero da igual, siempre hay algún gilipollas que no se cree testimonios reales y prefiere creer lo de algunos burócratas sin demasiado trabajo.
Y el otro ejemplo, de un chico que conocí hace… Tres semanas, creo, que se cree Dios y cree saber más de mí misma que yo, y empieza a joderme que me diga qué me tiene qué pasar y qué no y en qué momento.
Pero bueno, qué más da.
Se va descartando gente hasta que me quede con la que valga la pena realmente y sea capaz de dejar de lado las chorradas y el sentimentalismo para hablar con sus madres/novias y a mí decirme lo que se me tenga que decir, y después quizás pueda hablar de algo interesante con él/ella (de momento solo él).
Bueno, me he cansado de escribir y estoy cansada.
ESE.
Por cierto, Sparda, qué lástima que hayas cerrado el blog. Me da mucha pena perder casi por completo el contacto contigo y no poder leer lo que escribes.
En fin. Espero que te vaya bien. :)
Un beso.

martes, 10 de agosto de 2010

domingo, 8 de agosto de 2010

Injusticias menores.


Para mí el título está muy claro, pero supongo que para el resto de mortales que se dignan a perder el tiempo leyendo mis chorradas (aunque creo que chorrada es demasiado para lo que yo escribo), no lo es.
Me pasan cosas (¿a quién no?) y me molestan/joden/tocan los ovarios/etecé.
Y lo peor, es mi culpa que los demás hagan lo que les salga de la punta de la polla aún sabiendo que yo soy la que asumirá las consecuencias de sus actos.
Digo lo que me ha pasado, para que quede un poquito más claro y después seguiré delirando (como hago siempre).
Hoy estábamos unos amigos y yo yendo al concierto de Efecto Mariposa después de los fuegos (son fiestas de aquí, el concierto es gratis). Total, que durante los fuegos, ha surgido una pareja más en el grupo que estábamos (la rubia con la seta) y mi hermana estaba con su novio, y éramos otros 4 los que quedábamos sin pareja, total, que íbamos por delante juntos, hablando de lo primero que pensábamos y los demás, por detrás. Querían llegar al concierto, así que andaban rápido y yo con ellos, claro, dejando a mi hermana atrás con esa cosa. Les esperábamos y tal, pero iban a su puta bola, supongo que diciendo las típicas chorradas de novios (te quiero. No, yo te quiero más. No seas tonto, yo más) adolescentes y gilipollas que creen que es para toda la vida y es para unos meses o unos años, pero los intereses cambian, maduras con la edad (se supone), etc. Total, que nos metimos en medio del gentío los tres (uno se había perdido por algún lugar), y yo voy a buscar a mi hermana. Media hora después, de 10 llamadas a su móvil, de dar dos putas vueltas a la plaza atestada de gente que a base de codazos, empujones y pisotones (con 10 centímetros de tacón de aguja) consigo encontrarlos liándose. Qué ganas de darle una ostia.
En fin. Total, que llamo a mi madre para decirle que le venga a buscar, que yo paso de estar con ella y responsabilizarme (y estar al borde de la desesperación, hasta tal punto que quería llorar) de ella porque ella también debería serlo e intentar estar conmigo, que la bronca es para mí, que a ella como mucho le dirán que tiene que estar a las 12 en casa, pero yo ni salgo por no ser responsable y no ser capaz de cuidar de ella.
Un tanto injusto, cuando es ella la que sale gracias a mí.
Ahora entiendo porqué cada vez hay más críos en el casco/bares/discotecas. Todos esos niñatos, tienen hermanos mayores que han estado varios años intentando salir hasta no sé qué horas y a los 18 lo consiguen, y como el niñato de turno, también quiere, pues venga, hay que dejarle, que sino monta un pollo de la ostia y no queremos que los vecinos piensen que somos malos padres. Así que el crío con 12 añitos ya está bebiendo, fumando y follando en una esquina si hace falta.
Espero que se mueran de sida o pillen una infección y tengan que ir al hospital y explicarles a papá y mamá lo que hacen todos los días que ellos les dejan salir.
Y lo mejor, es culpa del hermano/a mayor, por no responsabilizarse de él, que como debe ser como un padre para el criajo, y estar pendiente de que no beba, no fume y utilice condón…
Sin más. Por lo menos estoy feliz de haber conseguido que mi hermana no beba ni fume (que yo sepa), si me entero, no saldrá en todo lo que dure mi estancia en esta casa, así que le conviene bastante no hacerlo.
Total, sigamos con otros temas (tengo ganas de escribir).
Las putas/zorras baratas.
A ver, cada vez, las niñatas de 15, 16 y 17 son más repelentes y asquerosas.
Hoy me ha comentado el enanito que en una playa de Alicante creo que es, las tías se dedican a ofrecer pajas, así porque sí.
Antes eran abrazos (bien pegaditos para que notes el relleno), luego besos, después picos…
(No veo el día de meterme en el convento)
Esas no tienen demasiado peligro, quieren sexo y se acabó.
Las peores son las manipuladoras. Las que creen que pueden hacer lo que quieran con un tío (estar con 5 a la vez, cortar cuando le dé la gana, hacer que el tío esté con antidepresivos, etc.).
Lo peor de todo, es que las zorras así, tienen gente a su alrededor (yo una de ellas hasta que me tocaron demasiado los ovarios. Sí, soy subnormal, lo sé). Y montan numeritos cuando les mandan los tíos que conocen desde hace un par de semanas de los cuales están locamente enamoradas (¿la tendrá grande?), y tienen que dar pena para que el tío vaya detrás de ellas a decirles, oh, lo siento, me he portado como un cabrón (y tú como una puta), pero démonos otra oportunidad, y el típico beso cursi y asqueroso de reconciliación.
Qué predecible es todo. Puto asco.
Y las putas/zorras, después se preguntan qué coño han hecho mal para que todo se les vaya a la mierda (pero no importa, hay otros 40 millones de tíos a los que no has jodido la vida).

Dejo ya de aburrir.

Un beso. :)

ESE.

lunes, 2 de agosto de 2010

(Auto)destrucción: activada



Estoy cansada del egocentrismo de las personas, de todas y cada una de ellas, de todos sus individualismos chorras que me sacan de quicio, de su puta lógica aplastante (porque sí), y de sus tan extensos razonamientos (porque a mí me da la gana ser así, y a quien no le gusta, que no mire).
Pues mira, fíjate, no me gusta, pero aún así, miro porque me da la puta gana.
¿Sabes lo que es un sujeto de pruebas? Exacto, una persona a la que le someten a pruebas (y duelen). Pues mira, ése eres tú, pero te pones tú solito las pruebas, y eso de ver las cosas desde fuera, te aseguro que es mucho mejor, no hay ni estrés ni pollas, y puedes pensar, poniéndote en el lugar del otro, qué harías tú.
En fin. No sirve de nada (o casi de nada) poner cosas aquí, pero qué más da.
I wonder why could I let the people do me this…
Bah, qué más da.
Me rondan frases e ideas por la cabeza…
Ahora mismo me apetece salir corriendo a un montecito que hay al lado de mi casa, pillar una toalla, el Ipod con toda la música que me gusta, un libro, un plato y velas pequeñitas y tirarme allí hasta que amanezca, leyendo, sabiendo que el mundo está lejos (en los dos sentidos) y que ese momento es mío y sólo mío.
Algún día lo haré.
Y sino una tarde. Estar allí hasta que anochece.
(Putos cánones, y encima formo parte de ellos)
Es el típico paisaje idílico que todos sueñan encontrar y poder compartir con alguien supuestamente especial.
Dios, cómo echo de menos a J.A., es la persona de la que más he aprendido en poquísimo tiempo.
Y esto me ha recordado a uno de sus muchos comentarios sobre los cánones. Las historias de hadas, con las que todas las crías hemos soñado, esperar eternamente hasta que un príncipe azul llega y nos besa así, sin más.
Y a medida que creces, te das cuenta de que eso no va a pasar, de que lo tienes que buscar tú. Todas esas historia renacentistas se fundaron para la nobleza. Las mujeres, en vez de trabajar, esperaban a que un día, un hombre las viese, tuviese un calentón y empezase a cortejarlas, antes, directamente era calentón, padre, dote, boda, sexo. En esta época renacentista, el tío la deseaba, e intentaba que la mujer le amase con palabrería barata para poder tirársela.
En fin. Desde pequeñas crecemos en una sociedad machista, donde los hombres tienen que hacer todo, y encima, nos gusta.
Y ya llego, como no, a lo que pasó ayer. Uff. El cerebro juega malas pasadas (creo que se llama obsesión por comprender).
Creo que pasaré de esto, que ya tengo suficiente con no haber dormido demasiado por pensar e intentar entender lo que está pasando, no para controlarlo, sino para ver si consigo hacer algo y sentirme menos inútil.
Quizás vuelva a escribir poesía, con la métrica y todo eso… Me subió bastante el ego el comentario que me hizo A. sobre J., el rector, de que le gustó lo que escribí.
Aunque quizás demasiado difícil y abstracto, y el concurso iba dirigido a gente joven, supongo que buscaban algo simple que tratase algún tema convencional (para variar), creo que la puse en su día aquí, pero qué más da.
Para los nuevos (¿hay de eso?).
Pasiones de barra, lo llamé;
Como un tiro directo. A quemarropa
Son los roces de tus dicciones,
Un muerto pidiendo absoluciones.
Arsénico metido en una copa:

Veneno dosificado en formol.
El narcótico llegó a aturdir.
El dipsómano aspira a seducir,
Berreando armonías en La bemol.

El drogado despierta las empatías
De otros hombres suplicando afecto,
Logra enamorarte con tropología.

Siendo un lapso dilecto y abyecto,
Que te enajena con zalamerías.
Acabando al hallar un desperfecto.
Podéis criticar todo lo que queráis, me da igual.
También podría continuar con lo de Sapere aude…
Joder, he empezado mil historias y no consigo terminar ninguna.
En fin. Creo que voy a releerme El Arte de Perder, y ya de paso me leo The Shadow of the Wind (yes, in English, ‘cause mi mother is obsessed with my fucking English level).
En fin. No sé qué coño hago diciendo lo que voy a hacer aquí. Jé. Se me va mucho.
Ea. Un beso, querido aire.

Ese. Esa. Esos.