Creemos en nosotros,
aquí nadie reza.

sábado, 26 de marzo de 2011

Miastenia.

Se le agarrotaron todos los músculos a la vez y no pudo hacer otra cosa más que caer sobre la alfombra.
Sus ideas se desparramaron, como si fuese una cascada, y ellas, peregrinas ruborizadas, las gotas que salpican la orilla.

Debía llegar, alcanzar a gritar 
el grito más profundo que jamás se oiría.
Pero su alma se quedó muda.
Muda de soledad.


Arrancando patadas al aire, sollozos a los ojos,
besos a los versos.

1 comentario:

  1. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

A veces los pensamientos vuelan tan alto que son prisioneros del sol.