Creemos en nosotros,
aquí nadie reza.

domingo, 2 de mayo de 2010

Exilio (Depuraciones anímicas)

Let me tell you why I won’t die for you.

Cioccolato.

Cosas, muchas cosas rondando por los aires. Palabras, lavadoras, tubos de ensayo, libros, rosas, velas, fuego…

Queman y golpean mi cabeza como si de plumas se tratasen, como si no me fuesen a abrir la cabeza en canal dejando desparramados por el suelo todos y cada uno de mis más recónditos pensamientos.

Qué típico.

Un plancha volando impacta contra un hombro, ese mismo hombre en el que una vez lloraste, gemiste y ahora abandonas sin ningún tipo de dolor.

Ya sabía yo que tenía que hacer algo.

Bombardeos de locura caen como esa plancha desde el piso de arriba.

Golpes, ostias a presión. Hasta dentro, sí, métemela hijo de puta.

Claro que me haces daño, zorra, ¿no sabes que las agujas pinchan?

Ven, que te enseñaré cuánto pueden dañar, ven, cabrón, ven. Que ahora sabrás lo que es que la que llamas puta te posea, que pueda hacerte lo que le dé la gana como animal indefenso que serán con los sedantes de caballo que suministráis como caramelos.

¿Quién quiere meterse drogas conmigo?

Tengo dimedrol, escopolamina, y un par de sedantes más.

Los comparto, de hecho, soy tan buena, que os los regalo. El médico me recetó demasiados. Ese cabrón no sabe lo que me cuesta despertarme por las mañanas con esa mierda que me dice que tome. Por eso no los tomo, prefiero no dormir a dormir demasiado.

La rutina me espera y no seré la única que pierda el tren.

¿Sabes qué? Aprendí a meterte la aguja mientras dormías, sin que te despertases, un par de dosis más y estarás como nueva, cariño.

Sé que no te gustan las pastillas, pero lo necesitas, amor mío.

Tu enfermedad mental me da miedo, y por eso prefiero meterte lo que el buen médico te recetó. Sé que va contra tus principios, pero si no te enteras y lo hago yo por ti…

Sé que no te darás cuenta. Sé que no pasará nada.

El doctor es bueno contigo.

(En el último chute, ella murió por sobredosis)

Ese. Esa. Esos.

S.

2 comentarios:

  1. Interesante…, muy interesante…

    ResponderEliminar
  2. Entre la imagen y el texto se dice bastante más de lo que se muestra.
    Me gustó el relato, siempre que sólo sea eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar

A veces los pensamientos vuelan tan alto que son prisioneros del sol.